Aprende más acerca del Agua

Las nubes

 

Las nubes son diminutas gotas de agua líquida en suspensión, o heladas si se encuentran a suficiente altura. Estas pequeñas gotas se mantienen en el aire debido a su pequeño tamaño, que oscila entre 0,2 y 0,3 mm de diámetro.

Sólo caen en forma de precipitación cuando llegan a medir entre 1 y 5 milímetros.

Su color blanco característico se debe a que la luz del Sol que incide en estas gotitas, las cuales reflejan los colores visibles que conforman la luz, quedando así la mezcla de todos ellos, es decir, el blanco.

Las nubes se forman al enfriarse el aire con vapor de agua hasta el punto de condensación (o punto de rocío).

Su formación requiere no sólo de las gotas de agua, sino que éstas cuenten con una superficie donde condensarse.

 

Clasificación

Las nubes alcanzan mayor altura cerca del Ecuador, y se desarrollan a menor altura cerca de los polos.

De acuerdo con la altura a la que se encuentra su base, las nubes se pueden clasificar en:

 

Nubes altas

Cirros: son nubes blancas, transparentes y sin sombras internas con aspecto de filamentos largos y delgados. Cuando invaden el cielo puede estimarse que habrá un descenso de la temperatura.

Cirrocúmulos: forman una capa casi continua con forma de copos de algodón, son totalmente blancas y no presentan sombras. Este tipo de nubes suele preceder a las tormentas.

Cirrostratos: tienen la apariencia de un velo, sus bordes tienen límites definidos y regulares. Este tipo de nubes suele producir un halo en el cielo alrededor del Sol o de la Luna.

 

Nubes medias

Altocúmulos: parecen copos de tamaño mediano y estructura irregular, con sombras entre los copos. Presentan ondulaciones o estrías anchas en su parte inferior. Suelen preceder al mal tiempo producido por lluvias o tormentas.

Altostratos: capas delgadas de nubes con algunas zonas densas. Su aspecto es el de una capa uniforme de nubes con manchones irregulares. Generalmente presagian lluvia fina y pertinaz con descenso de la temperatura.

 

Nubes bajas

Nimbostratos: tienen el aspecto de una capa regular de color gris oscuro con diversos grados de opacidad. Son nubes típicas de lluvia de primavera y verano y de nieve durante el invierno.

Estratocúmulos: presentan ondulaciones amplias parecidas a cilindros alargados, y zonas con diferentes intensidades de gris y rara vez generan lluvia.

Estratos: tienen la apariencia de un banco de neblina grisáceo sin una estructura definida o regular. Presentan manchones de diferente grado de opacidad y variaciones de la coloración gris.

 

Nubes de desarrollo vertical

Constituyen una categoría las gigantescas nubes desarrolladas verticalmente desde la superficie de los mares cálidos, que llegan a tener 15 kilómetros de altura, millones de toneladas de agua y se pueden formar en menos de una hora.

Cúmulos: son de gran tamaño con un aspecto masivo y de sombras muy marcadas, son nubes grises. Corresponden al buen tiempo cuando hay poca humedad ambiental y poco movimiento vertical del aire. Cuando hay alta humedad y fuertes corrientes ascendentes, pueden adquirir un gran tamaño y producir tormentas y aguaceros intensos.

Cumulonimbos: son de gran tamaño y presentan una estructura lisa o ligeramente fibrosa donde se observan diferentes intensidades del color gris. Pueden tener en su parte superior cristales de hielo de gran tamaño. son las nubes típicas de las tormentas intensas y pueden llegar a producir granizo.

 

Fuentes: revistaciencia.amc.edu
Astromia.com
Muyinteresante.es

 

aprende del agua aprende del agua aprende del agua aprende del agua

Aprende más acerca del Agua