Notas a Gotas

Agua y cambio climático

Los diferentes modelos del cambio climático proyectan que a causa de los altos niveles de gases invernadero, la atmósfera de nuestro planeta se calentará entre 1.4 y 5.8 grados centígrados, originando cambios extremos en el clima. El aumento en la intensidad y frecuencia de las lluvias, el incremento de las sequías y el crecimiento de la actividad ciclónica tropical, entre otros, impactarán negativamente los recursos hídricos, la salud humana, la agricultura, los ecosistemas, la industria y la sociedad.

Aumento en la intensidad y frecuencia de las precipitaciones

Se presentarán efectos adversos sobre la calidad del agua superficial y subterránea, como la contaminación y la escasez de las fuentes de agua. Esto va a generar una crisis de agua y millones de personas estarán en riesgo de contraer enfermedades infecciosas, respiratorias y dérmicas, y en alto riesgo de morir. Así mismo, la agricultura y los ecosistemas se verán afectados por la erosión de los suelos y será difícil cultivar la tierra por las inundaciones. Por efecto de las crecidas se alterarán la industria, el comercio, el transporte y los asentamientos urbanos y rurales.

 

Incremento de las áreas afectadas por las sequías

Las zonas de la tierra clasificadas como muy secas se duplicarán y el agua de los glaciares en todo el mundo disminuirá considerablemente, presentándose una mayor extensión del estrés hídrico. A causa de las sequías, los suelos se degradarán, los cultivos se dañarán y habrá mayores riesgos de incendios forestales. Igualmente el impacto en la salud humana será negativo: aumentarán la malnutrición por la escasez de alimentos y de agua, y las enfermedades transmitidas por vectores a través del agua y los alimentos contaminados. Probablemente habrá escasez de agua en las poblaciones y en la industria, y disminuirá la generación hidroeléctrica.

Crecimiento de la actividad ciclónica tropical

El abastecimiento de agua para la población se afectará por las interrupciones del suministro eléctrico. Los cultivos y los ecosistemas como los arrecifes de corales sufrirán daños irreparables. La salud humana también se impactará: aumentará el riesgo de muertes, enfermedades transmitidas por agua y alimentos contaminados. Migraciones de la población, pérdida de bienes y trastornos causados por las inundaciones y vientos fuertes serán algunas de las consecuencias generadas por el aumento de la actividad ciclónica.

Agua, responsabilidad de todos

Es importante tomar medidas de adaptación que nos permitan desarrollar las capacidades para enfrentar estos cambios.

Necesitamos promover una cultura para la protección, la conservación y el uso responsable del agua, fomentar la educación medioambiental, sensibilizar a la comunidad y adoptar mejores practicas para su consumo.




Noviembre 2010

Notas a Gotas