Notas a Gotas

Agua y clima

El clima es el resultado de la interacción de diversos elementos y factores atmosféricos como la lluvia, el viento, la vegetación, las nubes, la altitud, los cuerpos de agua y el relieve. El agua en sus diferentes estados: sólido, líquido y gaseoso desempeña un papel clave en el sistema climático.

En las dos últimas décadas el aumento de las temperaturas han generado fenómenos como la escasez de agua y las inundaciones que según un informe especial presentado en 2011 por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, tienden a intensificarse en el futuro.

Millones de personas han sido afectadas por inundaciones, tormentas, sequías, deslizamientos de tierra y otros desastres relacionados con el tiempo, el clima y el agua, significando un impacto negativo para el progreso económico de regiones y países.

Debido a sus repercusiones socio económicas y medioambientales a largo plazo, la sequia es el peligro natural más dañino. La sequía puede producirse durante una estación o prolongarse durante décadas y afectar regiones enteras.

La mayoría de los países no formulan políticas para la gestión nacional y regional de la sequía. Los sistemas de información de alerta temprana en caso de sequía, que se ocupan de la vigilancia, la predicción y la evaluación y comunicación de riesgos, son insuficientes en la mayoría de las regiones.

Tomar medidas para impedir que los peligros naturales se conviertan en desastres puede reducir la magnitud de las pérdidas.

ONU-Agua establece que la adaptación al cambio climático tiene que ver con una mejor gestión del agua. Adaptarse a la creciente variabilidad del clima y al cambio climático mediante una mejor gestión del agua requiere un cambio en las políticas e inversiones significativas siguiendo principios que permitan mejorar y compartir el conocimiento y la información sobre clima, agua y medidas de adaptación, e invertir en sistemas exhaustivos y sostenibles de recogida y control de datos.

 

 

Fuente: ONU

Notas a Gotas