Notas a Gotas

Agua y cultura

El agua ha estado presente en todos los aspectos de la civilización humana siendo el motor de la organización social, del desarrollo agrícola e industrial, de la salud, la prosperidad económica y la cultura. Cada sociedad y grupo social tienen una cultura del agua propia y única.

 

¿Qué es la cultura del agua?

Es el conjunto de creencias, conductas y estrategias comunitarias para el uso del agua.

¿Por qué es importante conocer la cultura del agua de nuestros pueblos?

En la actualidad el cambio climático, la desertificación, la superpoblación, la contaminación y el despilfarro han contribuido a reducir drásticamente la reserva mundial de agua. Todos estos fenómenos generan impactos ambientales y graves problemas socio-económicos que afectan dramáticamente a los países pobres o en desarrollo.
Entender cómo se percibe, valora y gestiona el agua en las distintas sociedades y los aspectos culturales de los problemas relacionados con el agua es importante para encontrar soluciones sostenibles.

 

Reto del siglo XXI: una Nueva Cultura del Agua

Asumir el reto de la sostenibilidad exige cambios profundos en nuestra escala de valores, en nuestra concepción de la naturaleza y en nuestro modelo de vida; exige un cambio, una Nueva Cultura del Agua basada en la conciencia individual y colectiva del ahorro y uso racional de los recursos hídricos y la reducción de la contaminación.

El valor del agua, su aprecio y conservación, mejorarán a través de la toma de conciencia que genere la Nueva Cultura del Agua.

 

 

Agua: responsabilidad de todos

Sobre la base del principio universal del respeto a la vida, ríos, lagos, humedales y acuíferos deben ser gestionados responsablemente por las personas, las comunidades y las instituciones pública locales, regionales, nacionales e internacionales, con el fin de garantizar una gestión participativa, equitativa y sostenible de los mismos.

Una adecuada administración del agua debe basarse en tres principios fundamentales:

AHORRO, EFICIENCIA Y NO CONTAMINACIÓN.




Fuentes: Unesco y Organización Mundial de la Salud,
Agosto 2011

Notas a Gotas