Notas a Gotas

Agua y salud

Indiscutiblemente la calidad de vida está condicionada por la calidad y la cantidad de agua que consumimos. Corremos un riesgo muy alto si bebemos agua no potable porque esta contiene elementos contaminantes que provienen de desechos humanos, animales o químicos produciendo enfermedades infecciosas y parasitarias que afectan nuestra salud. Igualmente debemos consumir diariamente la cantidad de agua adecuada para lograr un buen funcionamiento de nuestro organismo y evitar la deshidratación del mismo.

Anualmente 2,300 millones de personas contraen enfermedades relacionadas con el agua.

La diarrea, el cólera, la fiebre tifoidea, la hepatitis A, entre otras, son algunas de las enfermedades transmitidas por bacterias que viven en el agua. Otras enfermedades como el paludismo, la malaria, la fiebre amarilla y el dengue son transmitidas por organismos como los mosquitos y las moscas que se reproducen en aguas estancadas y transportan estas bacterias. Cada año mueren cerca de 1.8 millones de niños como consecuencia de la diarrea y otras enfermedades causadas por agua contaminada y condiciones sanitarias deficientes.

 

Se puede sobrevivir por varias semanas sin alimentos, pero sin agua el cuerpo humano resiste sólo un par de días.

El cuerpo requiere agua para regular todas sus funciones fisiológicas, utilizando la cantidad de agua necesaria y expulsando el exceso a través de la orina y el sudor. Un adulto debe tomar aproximadamente dos litros de agua al día para obtener los beneficios que genera la ingesta adecuada de agua: eliminación de toxinas, lubricación de las articulaciones, metabolización eficiente de grasas, entre otros.

La pérdida de agua puede ocasionar graves problemas de salud

La pérdida excesiva de líquidos y el consumo insuficiente de agua pueden causar deshidratación. Las personas enfermas tienen más riesgo de deshidratarse, especialmente cuando presentan vómito, diarrea y fiebre. En estos casos es importante iniciar el reemplazo de líquidos y buscar asistencia médica. Para evitar la deshidratación se recomienda consumir agua todos los días, especialmente en climas cálidos, cuando se hace ejercicio físico y realizan actividades al aire libre.

Agua, responsabilidad de todos

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), la mayoría de las enfermedades transmitidas a través del agua se puede prevenir, controlar y disminuir tomando las siguientes medidas:




Diciembre 2010

Notas a Gotas